Te contamos por qué madrugar en Ocotal puede ser aterrador

Te contamos por qué madrugar en Ocotal puede ser aterrador

Compartir
Las madrugadas suelen ser gélidas en Ocotal, al norte de Nicaragua. FOTO: A. Malespín.

Madrugar para viajar de Ocotal a Managua los lunes es duro, pero lo peor de todo es tener que bañarse, no importa si calentamos agua, el frío es casi traumático.

Gracias en parte a su altura (605.59 metros), y a los bosques aledaños, Ocotal es una de las zonas más gélidas de Nicaragua por las noches, especialmente en la madrugada.

Para un nicaragüense, acostumbrado a temperaturas próximas a los 30 grados Celsius, levantarse en medio de un ambiente a casi 10 grados Celsius es casi una tortura.

El agua durante las mañanas puede ser tan fría como la del refrigerador,  más cuando se encuentra al aire libre.

Lo más terrible es cuando se ha ido el servicio de agua. Uno la piensa, porque la primera panada es la más difícil.

Y cuando por fin te atreves, sentís que sos un témpano de hielo, así que mejor seguís con la segunda y la tercera, para que el cuerpo se acostumbre.

¡Al final uno hasta humo saca por la boca!

El frío no cede con el baño, pero al menos uno se adapta. Ya luego el cafecito y el abrigo para calentar, y la carrera para agarrar el bus, porque si no alcanzas asiento, será una historia aún más épica.

8 Comentarios

  1. Ciertisimo. Como recuerdo eso de bañarse en plena madrugada era una verdadera tortura los lunes 🍵pero la tacita de café compensaba un poco el sacrificio y te hacía entrar en calor 🍵

  2. Buenísimo, me hizo recordar mis vivencias. Me trasladó a esa época, vivir eso es parte de todos los ocotaleños que hemos salido de Ocotal. Excelente historia. Felicitaciones

Dejar una respuesta