Se despiertan más temprano que el gallo para dar vida a la...

Se despiertan más temprano que el gallo para dar vida a la ciudad

Compartir
La ciudad se llena de vida con la presencia de quienes bajan del campo. FOTO: A. Malespín.

Es común que desde las cinco de la mañana, o incluso minutos antes de que cante el gallo, campesinos que cultivan en sus pequeñas parcelas, o cortan leña en la montaña, “bajen de tierra adentro”, para vender sus productos o, algunas veces, a intercambiarlos por cosas que necesiten.

A Ocotal “bajan” campesinos de Apatoro, Palmira, Verapaz y Cuje, del municipio de Totogalpa, también llegan de Macuelizo, así como de Los Arados, Apamiguel y San Pablo, del municipio de Mozonte.

Desde muy temprano, llegan con sus burros cargados de leña y deambulan por la ciudad para encontrar compradores, a veces llevan consigo tarros de miel o hierbas medicinales de montaña, que son pedidos por sus clientes frecuentes.

Las señoras con canastos de tomates, chayas, ayotes, chilotes y pipianes, bajan con los cestos sobre sus cabezas o también llegan en buses que toman en la panamericana, para vender sobre las aceras cercanas al antiguo mercado municipal.

Dejar una respuesta