Qué rico es volver al pueblo y que te mimen así

Qué rico es volver al pueblo y que te mimen así

Compartir
El cafecito y el riquísimo pan no pueden faltar cuando te miman en el pueblo. FOTO: WPR

Llegar especialmente en estos días a Nueva Segovia es ir a que te mimen. Sea la abuela, la tía o la mama, siempre hay quien te tenga entre algodones en diciembre.

Que si querés tu cafecito de palo bien calientito, que si lo querés con bizcotela, semitas rellenas, pan simple o torta, que si lo hizo la abuela o te recuerda al que hacía ella.

Ah ¿un suéter para el frío, un cojín para la mecedora? Si querés descansar la cama está como de hotel, y si querés comer, tu plato preferido siempre está listo.

Tantas son las atenciones que uno desearía clonarse, no sólo para disfrutar doble, sino también para devolver todo el cariño.

Esto porque en el pueblo no sólo la familia te aprecia, los vecinos, los amigos de infancia, y hasta los conocidos te saludan e invitan a dar una buena platicada.

A veces uno queda con una amistad en un lugar pero no puede salir ni de la casa, cuando lo logra, siempre encuentra alguien con quien se “instala” en la calle, y cuando por fin llega, la mesa para dos se vuelve para mil, porque en el pueblo las amistades son para toda la vida.

¡En Nueva Segovia uno se siente especial!

Dejar una respuesta