Puntos que despiertan tu lado romántico en Ocotal

Puntos que despiertan tu lado romántico en Ocotal

Compartir
Ocotal tiene unos lugares perfectos para un momento romántico. Foto: T. Malespín.

Una linda cena para dos en un restaurante de Ocotal es romántico, pero también hay otros lugares que, por la arquitectura, historia y naturaleza de esta ciudad, son escenarios románticos para sus habitantes o visitantes.

Cuando baja el sol, a eso de las 4:00 p.m., salir a caminar por la calle principal entre casas y otros edificios  coloniales es, para algunas parejas, romántico… disfrutar del clima, la tranquilidad y del pintoresco pueblo, tomados de la mano.

Hay quienes se deleitan de un paseo por los jardines del Parque Central de Ocotal y sus empedradas veredas, que obligan a ir paso a paso, como para disfrutar el momento.

LAS BANCAS DEL PARQUE, POR SU PUESTO

En el mismo parque se puede apreciar a parejas charlando en las bancas, desde la tarde hasta la noche, con las limonarias como cómplices de tantos amores declarados… si las limonarias hablaran.

Es romántico comprar raspados para dos, elaborados a la  antigua en una de las esquinas del mismo parque, y sentarse en la acera a ver pasar la vida imaginándola juntos.

MIRÁ ESTO: EL RENO COQUETÓN TE VA A ENCATAR

También lo es darse una vuelta de noche por la Gruta de Nuestra Señora de Guadalupe, donde el cielo está expuesto a cualquier promesa de amor.

Hay quienes se enamoran tanto, que disfrutan de ir a la misa de la tarde en la Iglesia Nuestra Señora de la Asunción, pues se considera como una señal de que la relación es amorosa y va por buen camino.

LO ROMÁNTICO NO TIENE QUE SER ABURRIDO

Luego están las parejas que buscan adrenalina, como ir juntos al Estadio Municipal o al Polideportivo, recorrer el borde de los ríos Coco o Dipilto, o bien darle la vuelta al pueblo sin otro pretexto que la buena compañía.

Como vemos, lo romántico depende más de los gustos que de los escenarios, y son varios los lugares que podés disfrutar en Ocotal a lado de la persona que tanto amamos.

Dejar una respuesta