Este es Paulito, el youtuber nica que te hace partir de la...

Este es Paulito, el youtuber nica que te hace partir de la risa

Compartir
Paulito Castellón es un destacado youtuber de Nueva Segovia. Foto: Cortesía.

Cada semana esperamos sus cortos en Facebook u Youtube, a ver con qué ocurrencia va a salir, de qué se va a disfrazar, o cómo nos va a retratar. Es que Paulito Castellón Alfaro, o simplemente “Paulito”, es probablemente el youtuber más seguido de Ocotal, y el más chistoso.

Pero no solamente de Ocotal, sus cortos, que se caracterizan por la comedia, la sátira y el reflejo de la vida cotidiana, ya son conocidos en toda Nueva Segovia, y poco a poco su popularidad se expande al resto de Nicaragua.

LE PASA DE TODO

Y con razón. Un día lo vemos caer preso por buscar en internet las propiedades de una plantita de hojas puntiagudas que lo hace sentirse liberado, al otro lo miramos retroceder a la Edad de Piedra porque la luz se fue y no tenía carga en el celular, o casi matando del corazón a su mama porque le dijeron que se estaba “lazando” un churro en la esquina, pero no le explicaron que era marca “Diana”.

Paulito ya es un personaje en Ocotal, pero este estudiante de ingeniería nacido en Somoto hace 24 años, mantiene los pies en la tierra, es humilde y, aun cuando sus videos incluyen una crítica social, siempre intenta hacer humor blanco, para no causar ofensas en un pueblo pequeño.

NO TE PERDÁS A ESTA MUSA

No deja de agradecer a sus amigos, porque cuando uno no está sosteniendo la cámara, se encuentra interpretando a don Regino, el papá de Paulito, o a la mamá, doña Paula, que ya la vimos haciendo maromas en motocicleta que ni el mismo hijo imaginaba.

Paulito no es teatrista ni cineasta, pero la cosquilla le viene de cuando el trabajo de sus padres los obligaba a cambiar constantemente de casa. “Recuerdo que nosotros los hermanos nos hacíamos el chiste, al aparentar una vida de un cirquero”, dice.

DE CUENTO EN CUENTO

En esa vida conoció a don Isacio, un hombre de Yalagüina al que, sólo para escuchar sus cuentos, caminaba junto con sus hermanos un kilómetro diario. Y como buen norteño, creció escuchando a Pancho Madrigal.

Tras diez años de vivir en el pueblo, ya se siente de Ocotal, y se identifica con su gente, siempre dispuesta a ayudar, en especial cuando más se le necesita.

Paulito recomienda a los jóvenes que sean perseverantes, auténticos y humildes. Mientras, él seguirá buscándole el lado cómico a la vida, para publicar su próximo sckech.

Dejar una respuesta