Los patios todavía son pequeñas fincas para algunos en Nueva Segovia

Los patios todavía son pequeñas fincas para algunos en Nueva Segovia

Compartir

Los patios de nuestras casas pueden ser el lugar más divertido y provechoso, dependiendo de cómo lo organicemos y lo que produzcamos, y la gente de Nueva Segovia sabe cómo hacerlo.

Tradicionalmente divididos con cercos hechos con tablas de pino, los patios neosegovianos suelen ser espacios muy peculiares, donde se puede encontrar un poco de todo, desde animales exóticos como patos de agua y sus hermosos colores, hasta árboles de mango o de nance (nancite).

La acidez de las tierras es aprovechada por las familias para cultivar árboles frutales, y una que otra hortaliza.

ABSOLUTAMENTE DE TODO

En los grandes solares familiares que existían hasta hace pocos años en Nueva Segovia, y que podían abarcar una manzana de tierra, se podía ver cabras retozando, niños jugando a las escondidas, a los “maules” (canicas), o trompos, cerdos que se revolcaban en sus corrales y gallinas que se acercaban buscando granos o alguna lombriz desprevenida.

A medida que la población fue creciendo, el tamaño de los solares fue disminuyendo por las desmembraciones legales, sin embargo no perdieron la importancia de antaño.

Las matitas de culantro, chicoria (hierva buena) siguen creciendo en maceteras o en pedacitos de patio, los árboles de aguacate o marañón siguen dando sombra y frutos, pero además sirviendo para el sueño de las ponedoras de huevos y de su pareja madrugadora.

AQUÍ LOS RICOS HUEVOS DE PATIO

Pero como dicen algunos en el norte: “el que quiere tener jardín, no puede tener gallinas”, porque se comen las plantitas, así que las familias eligen una opción.

De todos modos, los perros siempre están, alertas en las noches ante la posible llegada de intrusos, a las culebras o a los zorros cola pelada que busca los huevos de gallina.

Y como los mejores patios sirven de hábitat para los murciélagos, a estos amiguitos se les puede ver mordisqueado plátanos, marañones y capulines, a cambio de mantener las plantas en permanente reproducción.

A QUE SÍ SE PUEDE

Los árboles de nance, mango, mamón y aguacates, siguen dando su sombra y dejando el suelo repleto de sus frutos durante la temporada, las legumbres y hortalizas serán siempre generosas, o los chanchitos del solar con sus carnes.

El patio sigue siendo un lugar importante, en el que algunos pobladores neosegovianos ven el sustento o complemento del día, desde la pitahaya y limón para el fresco, a la gallina para la sopa del domingo, y también el lugar para refrescarse y pasar en familia. Y si no, andá preguntale a la abuela.

Dejar una respuesta