La luz del norte

La luz del norte

Compartir
Jamileth, aquí con su esposo, es la luz del norte para inmigrantes de Nicaragua en España.

Jamileth Toledo sólo tiene un día de descanso, trabaja hasta catorce horas a diario, y aun así destina tiempo para orientar a otras mujeres  procedentes del Norte del país, que llegan a España para mejorar la vida.

Vive en Donostia, San Sebastián, donde llegó en 2006, un 18 de agosto.

A cuatro meses de su arribo,  su esposo se le sumó y un año y medio después le siguieron tres de sus seis hijos.

Antes de emigrar, ella residía en el barrio José Santos Rodríguez, en Ocotal, y laboraba como maestra de pre-escolar en la escuela María Auxiliadora.

Pero  requería una mejor paga y debió cambiar de vida, dejando de un lado todos sus diplomas.

En España  Jamileth ha cuidado a personas mayores,  parapléjicas y ha realizado trabajos como auxiliar de ambulancias. Actualmente hace labores de limpieza.

“Es lo único que hay  y no me avergüenzo porque lo importante es sacar a la familia adelante”, afirma.

Pero esos oficios no han sido sus únicas pruebas en el país europeo. En 2013,  perdió a uno de sus hijos en un accidente. “Fue horroroso, un golpe difícil”, rememora.

Hoy día  lleva la vida con esperanza, “gracias a Dios”.  Además su esfuerzo ha valido la pena, su hijo mayor es ya un ingeniero agropecuario,  su segundo hijo estudia veterinaria,  el tercero está sacando su bachillerato y tiene una carrera técnica, y el cumiche cursa segundo año de Ingeniería Civil. Su hija es mamá y trabaja en España.

Jamileth, quien ya cuenta con una residencia de larga duración, dice que quisiera regresar cada año a Nicaragua. “Extraño mucho a mi madre, a mis hijos, a mi hermana, a mi sobrino, a Ocotal, a todas esas personas maravillosas que Dios ha puesto en mi camino”, comenta.

Pero reconoce que es difícil, por lo pronto seguirá trabajando y orientando a las mujeres migrantes norteñas, que al igual que ella, buscan el sueño europeo.

Dejar una respuesta