Los burros puntuales de Ocotal

Los burros puntuales de Ocotal

Compartir
Originarios de Somoto, los burros forman parte de la cultura de Ocotal. FOTO: A. Malespín.

En Ocotal no sólo el reloj es exacto con las horas, también los burros lo son, porque rebuznan cada 60 minutos.

Encontrar un burro en Ocotal es casi tan normal como verlos en Madriz, ya que hace más de 65 años Somoto regaló a los ocotaleanos una buena cantidad de estos animales, que también se caracterizan por su resistencia, terquedad y difícil domesticación.

A mediados del siglo pasado la carga de agua en burro desde Dipilto, para lavar y bañarse, valía 1.50 córdobas; si era para beber, venía del río Quisulí y costaba el doble, 3.00 córdobas.

La gente llegaba con sus burros y los amarraba en la cuesta de piedra, cerca del río, donde se abastecían.

El burro también era utilizado a diario para cargar leche y los fines de semana para hacer  las compras del mercado.

Antes se podía apreciar a los burros bajar cargados de leña desde San Antonio,  Yaraje,  Mozonte, Los Arados y otras comarcas.

Ahora han sido sustituidos por carretas y bicicletas, y ya casi no se ven.

Estos forman parte de la cultura, economía e historia de la ciudad, es importante cuidarlos y defenderlos ante cualquier maltrato.

Dejar una respuesta