Las famosas, temidas y vertiginosas curvas que llevan a Ocotal

Las famosas, temidas y vertiginosas curvas que llevan a Ocotal

Compartir
Las carreteras a Ocotal se destacan por sus múltiples curvas. FOTO: A. Aguilera.

A pesar de ser el último gran centro urbano del norte de Nicaragua, Ocotal todavía es un lugar por descubrir, quizá eso se debe, en parte, a sus curvas, pues si uno se distrae viendo el paisaje al manejar, podría no vivir para tomarse la selfie.

Y es que para llegar a Ocotal se necesita pasar por algunas de las carreteras más sinuosas de Nicaragua, no importa si uno viene desde Managua, Jalapa, o desde Honduras.

Hay curvas de todo tipo: abiertas, cerradas, en pendientes, despejadas, ocultas tras un barranco, en medio de un río, en el fondo de una hondonada, entre pinares o en una cresta, y aquellas que parecen fantasma, porque uno no sabe si viene por la izquierda o por la derecha.

Al final, el viaje a Ocotal es una aventura que, si se hace de noche y desde Managua, ofrece una espectacular vista del pueblo y sus luces, pero hay que recorrerlas con cuidado.

Nosotros contamos 60 curvas en el trayecto de 15 kilómetros desde el empalme de Somoto a Ocotal. ¿Cuántas has contado vos?

Dejar una respuesta