La técnica milenaria con que en Nueva Segovia protegen sus casas

La técnica milenaria con que en Nueva Segovia protegen sus casas

Compartir
Los tejados de barro son parte de la tradición colonial en Nueva Segovia. FOTO: J. Aguilera.

Es común ver las casas de Nueva Segovia cubiertas de tejas, después de todo, esta es una ciudad que nunca perdió sus matices coloniales, como ese llamativo techo de color anaranjado.

Las tejas son láminas hechas a mano con barro rojo y agua, endurecidas en hornos y secadas al sol, un proceso que el tiempo no ha cambiado en Nicaragua.

Los hornos donde ocurre la magia se pueden ver a la orilla de la carretera camino a Ocotal, entre el empalme de Somoto y Totogalpa.

Es imposible no ver  una casa de estilo colonial con este tipo de cubierta, pues aunque es una técnica milenaria, mantiene el ambiente fresco y protege la vivienda de la lluvia y el viento.

Las tejas de barro provienen de Asia Menor, territorio hoy conocido como Turquía, hace unos 3000 o 4000 años, donde vivieron los troyanos y los hititas, donde también se levantó el imperio Bizantino y después el Otomano.

Nos suena lejano el origen, pero cuando vemos las tejas de barro con su anaranjado característico, nos sentimos muy cerca de Ocotal.

Dejar una respuesta