Esta ocotaleana descubrió otros mundos sin cambiar de país

Esta ocotaleana descubrió otros mundos sin cambiar de país

Compartir
Ana Jessenia Canales descubrió otros mundos, y a su familia. Foto: Cortesía.

Ana Jessenia Canales es una  ocotaleana que descubrió otros mundos dentro de Nicaragua. A los 16 años, tras bachillerarse, salió de Ocotal a Managua con la idea de convertirse en una profesional, luego el amor la llevó a conocer la cultura caribeña.

La primera vez que viajó lo hizo con miedo e incertidumbre, pero también con ilusiones y sueños.

“Me enfrentaba a un mundo desconocido, dejando la seguridad de mi casa, a mis padres y a mis hermanos, pero gracias a mis amigos y personas especiales que formaron parte de mi vida en ese momento, las cosas se hicieron más fáciles, además del apoyo de los familiares en la capital”, destaca.

En Managua el día a día era distinto al de Ocotal.  Al principio se perdía en las rutas, era todo un reto movilizarse de un punto a otro, contrario a Ocotal, donde era todo más fácil, pues solo bastaba caminar para llegar al destino.

SACRIFICIOS QUE VALEN LA PENA

Pero perderse en un bus en plena capital era el menor de los problemas para los chavalos de los departamentos en una época dura, recuerda.

“A veces no se tenía qué comer, otras veces no se tenía dinero para regresar a Ocotal y había que pedir raid en los tan esperados viernes, pero con la alegría de todo chavalo, todo se miraba como un reto que al final supimos superarlo,  y hablo en plural porque me extiendo a todos mis compañeros de mi generación que pasaron por lo mismo, y  hoy son grandes profesionales y personas de bien”, resalta.

En el camino se dio cuenta de cuánto valen los sacrificios, especialmente el de sus padres que confiaron en ella para dejarla volar.

“No cumplí todas las reglas al pie de la letra, cometí errores, pero gracias a Dios los superé y me levanté de las caídas”, reflexiona.

ESTO TE VA A INTERESAR

Ana Jessenia se graduó en Administración de Empresas con un Postgrado en Formulación y Evaluación en Proyectos de Inversión, y actualmente tiene a su cargo actualmente la Coordinación de Mercadeo y Alianzas Corporativas de Zona Deportiva, una de las empresas del Grupo Pellas ubicadas en Managua.

“Disfruto mucho mi trabajo porque desde allí podemos colaborar con una educación integral para niños y jóvenes, a través del deporte”, explica.

Además, en su labor realiza diversas actividades de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) en alianza con distintas organizaciones, lo cual la llena de satisfacción pues le permite ayudar a los demás.

A nivel personal también la vida le cambió. En Managua conoció a un costeño originario de Bluefields, quien se convirtió en su esposo.  Tienen una niña, que ha hecho suyo a Ocotal y aprovecha sus vacaciones para visitar el pueblo.

DESTINO, CARIBE

Jessenia menciona que ha logrado conocer y disfrutar la cultura costeña “y me ha fascinado.  Ahora mi vida la divido entre Ocotal, Managua y Bluefields, y eso me gusta mucho porque ha extendido mis espacios en la vida”, apunta.

Su consejo para las nuevas generaciones que como ella deben emigrar a Managua para estudiar en la universidad es que “no se aparten de la mano de Dios y sean fuertes ante las adversidades”.

También recomienda aprovechar todos los medios para aprender, como la tecnología, y “!ser auténticos! Vivir orgullos de nuestra raíces norteñas”, recalca. Su meta por lo pronto es la de continuar construyendo su vida hasta que Dios se lo permita.

1 Comentario

Dejar una respuesta