Los regionalismos de Nueva Segovia que sacan sonrisas

Los regionalismos de Nueva Segovia que sacan sonrisas

Compartir
Los regionalismos de Nueva Segovia dan para pasar ratos divertidos. FOTO: A. Malespín.

Ocotal es un pueblo típico de Nicaragua, sin embargo, los regionalismos pueden poner en aprietos a los visitantes, ya que aquí las cosas a veces no se llaman como uno cree.

En Ocotal las galgas tienen vida, los alacranes no se llaman así y la calala tiene nombre extranjero.

Tampoco existe el marol (plato típico de maíz, pastoso), y los perrozompopos son perros o son zompopos, pero no pueden unirse ni en palabras.

Estas son algunos de los regionalismos que a veces enredan la comunicación entre un neosegoviano y alguien de fuera de las segovias.

Aquí uno no puede exhibir una galga con consigna porque así se le llama a ciertas hormigas y estas, claro está, no hablan.

Los inofensivos escorpiones causan miedo porque así se les dice a los alacranes, y pedir un fresco (bebida natural) de maracuyá es más práctico que ordenar calala.

El chayote es también chaya o pataste, y no hay sentido en llamarle “perrozompopo” a una lagartija de pared.

Si quiere comer “indioviejo”, no espere la comida pastosa sino una fritura sabrosa, y recuerde que del pan no caen migajas, sino sulicas.

No se ofenda si le ofrecen vigorón con charrasca, charamusca en vez de helado, comida con chicoria o nance para beber.

Así se habla en las segovias, no saberlo puede meterlo en algún embrollo, pero al menos tendrá algo divertido para contar.

Dejar una respuesta