Doña Violeta y su ponche de “piquete”

Doña Violeta y su ponche de “piquete”

Compartir
El ponche de Doña Violeta es toda una institución frente al parque de Ocotal. FOTO: A. Malespín.

Si las tardes en Ocotal saben a café y pan, los atardeceres son mejores si se disfrutan con ponche, pero no cualquier ponche, sino el de doña Violeta, sea “con piquete” o “sin piquete”.

Doña Violeta se ha convertido en todo un personaje de Ocotal, gracias a esa bebida calientita, a base de leche, con la que los caminantes se olvidan de los primeros halos de frío que traen las noches del norte de Nicaragua.

A cada ocaso el cañón del parque de Ocotal apunta a doña Violeta, que con su delantal, su cocinita, jarra de barro y molenillo, encarna a nuestras abuelas ofreciéndonos su ponche con voz cariñosa: “¿con piquete o sin piquete?”.

Gracias a doña Violeta, la magia de una caminata placentera por el centro de Ocotal se vuelve sublime, adquiere sabor y roba sonrisas a caminantes solos, en pareja, en familia, con piquete, o sin piquete.

Dejar una respuesta