A propósito de desastres, estos los ha sufrido Nueva Segovia

A propósito de desastres, estos los ha sufrido Nueva Segovia

Compartir
Desastres de todo tipo ha vivido Nueva Segovia. Foto: B. Picado.

Los desastres parecen estar a la orden del día en las últimas semanas, a muchos en Nueva Segovia el huracán Irma les recordó al Mitch, que dejó al departamento destrozado, pero no es el único que ha golpeado al departamento.

En 2007, por ejemplo, un tornado, que se ganó el apodo de “cicloncito”, dejó sin techo al menos a tres viviendas y una escuela, en Ocotal, donde además provocó una de las tolvaneras más extrañas que se hayan visto, pues no fue polvo lo que levantó, sino el aserrín de un aserradero.

LOS MÁS COMUNES

Sin embargo, los desastres más comunes de Nueva Segovia están relacionados con las inundaciones y desbordes de ríos, como cuando un centro de baja presión y tres ondas tropicales seguidas en 2017, hicieron desbordar el Susucayán, lo que dejó incomunicados a El Jícaro, Murra, Quilalí y Wiwilí.

Las lluvias intensas también llevaron a que en octubre de 2011 el presidente Daniel Ortega declarara “alerta amarilla” y “estado de calamidad” en diez departamentos, incluyendo Nueva Segovia, donde Jalapa y El Jícaro llevaron la peor parte, con daños en las calles, casas, tendido eléctrico y cultivos de café.

Un año antes, en 2010, las lluvias inundaron 200 viviendas de ocho comunidades rurales en Wiwilí.

MITCH, EL PEOR, Y NO IMAGINÁS ESTA AMENAZA

Pero ninguno supera al huracán Mitch de 1998, que dejó incomunicada a Nueva Segovia del resto de Nicaragua, con 21.824 damnificados, 11 muertos, el 15 % de las viviendas afectadas, entre ellas1,950 destruidas y 888 dañadas, más 16 escuelas y 2 puestos de salud.

Por el contrario, un desastre silencioso, como fue la sequía de 2014, fue tan fuerte, que Nueva Segovia necesitó donaciones de alimentos.

Entre los desastres “silenciosos” está la roya, que entre 2012 y 2015 se ensañó en el 14,7 % de los cultivos del exquisito café de Nueva Segovia, lo que dejó pérdidas millonarias.

DESASTRES DE COLORES

Hasta las calamidades más coloridas han afectado Nueva Segovia, como aquel que en 2001 convirtió en rojo los verdes bosques pinares, gracias al gorgojo descortezador, por lo cual se declaró “estado de desastre ambiental y socioeconómico”, no solamente por la pérdida del café, granos básicos y recursos maderables, sino también por el riesgo de sequía, derrumbes, pérdida de calidad de suelos e incendios.

Y hablando de incendios, en 2014 San Fernando vivió uno de los peores, cuando más de 700 hectáreas fueron calcinadas, como resultado de malas prácticas ambientales.

¡SÓLO FALTA UN RAYO!

Incluso fenómenos naturales un poco lejanos han tenido efectos en Nueva Segovia, como el terremoto de magnitud 6,3 Richter del 9 de junio de 2016 al noroeste de Nicaragua, que rajó paredes en las casas y forzó la evacuación del Hospital de Ocotal.

Ya ni siquiera importa si algo ocurre fuera de Nueva Segovia, el departamento igual sufre los efectos, es como si sólo faltara que a alguien le cayera un rayo… bueno, eso también ya ocurrió este año, tres veces: en Murra, Macuelizo y Dipilto. ¡Dios nos guarde!

Dejar una respuesta