Cinco tácticas para sobrevivir a la crisis económica en Nicaragua

Cinco tácticas para sobrevivir a la crisis económica en Nicaragua

Compartir
Mba. Denis Antonio Alemán Casco. Foto: Cortesía.

Partiendo de la premisa que no sabemos cómo y cuándo saldremos de la actual crisis nacional que vivimos en Nicaragua, se hace necesario aplicar cinco tácticas que son válidas para empresas jurídicas y personas naturales.

Liderazgo efectivo de todos.

Significa que cada uno debe hacer algo útil que ayude a seguir con empleo, o autoempleo. Debemos ocuparnos, en vez de preocuparnos, y tomar iniciativas para permanecer vivos, fuertes y caminando hacia el objetivo de asegurar la continuidad de negocio con desempeño financiero, social y ambiental. Recordemos que la diferencia entre lo imposible y lo posible  está en tú corazón.

Decisiones oportunas y ágiles.

Importantes para reducir gastos y aumentar ingresos. Acá recobra validez la educación financiera práctica en controlar y reducir los gastos fijos y variables, y maximizar lo ingresos provenientes de diferentes fuentes de bienes o servicios, como estrategia de diversificación del riesgo de muerte jurídica o personal.

Espíritu de equipo de verdad.

Esto aplica para la primera empresa de la humanidad: la familia. Todos colaborando en cubrir los gastos necesarios y ampliando niveles de ahorros de recursos: financiero, materiales, alimentos, combustible, etcétera.

 Administración eficiente de los recursos.

Acá es indispensable tener puertas abiertas en el sistema financiero con el crédito, para ello, es necesario asegurar los pagos a tiempos de las deudas, o cancelarlas. La herramienta del crédito es fundamental para salir de la pobreza material paso a paso, es indispensable emplear el crédito, para producir más activos productivos.

Planificación + Estrategia + Ejecución.

Todo lo anterior debe pasar por este proceso de administración. Como dijo Albert Einstein: la locura es hacer lo mismo y esperar resultados diferentes.

Manos a la obra, saldremos vivos de esta tempestad con la ayuda de Dios y de nosotros mismos.

Denis Antonio Alemán Casco. El autor es Máster en Administración de Instituciones de Microfinanzas y Máster en Administración de Empresa. 

Dejar una respuesta