Aquel fogón de la abuela, que ofrecía más que comida

Aquel fogón de la abuela, que ofrecía más que comida

Compartir
Foto: A. Aguilera.

El fogón de la abuela, ¿cómo olvidarlo? No solamente mantenía siempre viva la llama, sino también la alegría de la familia, además de comida, ofrecía momentos inolvidables, especialmente los fines de semana, cuando todos se reunían, o en las tardes del café. Todavía quedan de esos en Nueva Segovia, algunos causaron daños a los bosques y la salud, pero el olor a resina chamuscada marcó la infancia de muchos.

Dejar una respuesta