Apocalipsis ambiental

Apocalipsis ambiental

Compartir
Nueva Segovia es un bello lugar, pero si no se cuida puede no ser eterno. FOTO: A. Malespín.

Nueva Segovia es uno de los escenarios naturales más bellos de Nicaragua, pero no escapa de la degradación. Hace 13 años el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) identificó cuatro malas prácticas ambientales que bien podrían compararse con los jinetes del Apocalipsis.

La primera mala práctica identificada fue la “drástica reducción de la superficie boscosa” que, tal como el jinete del caballo blanco, impuso su ley, al convertir las zonas verdes en el paisaje pálido de los pastizales, con un 30 % en 2003.

Los científicos luego notaron que el 27 % de los pinos fue afectado por el gorgojo descortezador, convirtiendo los pinares en enormes mantos rojos, el color del caballo del segundo jinete.

Otra mala práctica fue la “considerable proporción de tierras destinadas para actividades agrícolas”, más de un 13 %, si recordamos que la agricultura da a la tierra un color negro, encontramos el color del caballo del tercer jinete.

Y finalmente la intervención del hombre en el 8 % de los bosques de Nueva Segovia, cuyas motosierras sacan el aserrín amarillo, precisamente el color del caballo del cuarto jinete, el de la muerte.

Puede que esta confluencia entre la ciencia y la profecía bíblica sea una casualidad, pero debe alertarnos para cuidar los bosques de Nueva Segovia, que nos garantizan el agua y la vida.

Dejar una respuesta