Un café a prueba de obstáculos

Un café a prueba de obstáculos

Compartir
Pastora, de 47 años, dice que ha logrado todo lo que se ha propuesto, y anima a emprender. Foto: Cortesía.

A dos meses de haber sido inaugurado, estalló la crisis sociopolítica. Un año después, enfrentaba la pandemia. “Fueron dos retos grandes”, cuenta Pastora Lisseth Enríquez, propietaria de Eduardo’ S Café.

Pastora recuerda que el negocio nació en 2017 luego de percatarse de que había pocas oportunidades de empleo en organismos no gubernamentales, donde había trabajado en los últimos 20 años. Las consultorías, tampoco resultaban.

“Al analizar mis habilidades, la cocina sobresalía, pues desde los seis años de edad cocino carnes y comida tradicional, es parte de la genética familiar, y ya adulta venía vendiendo comida por internet y en un salón de belleza de una prima”, sostiene. 

Esa habilidad se juntó con la propuesta de su hijo, quien la animó a poner un café.  “Realicé un estudio de mercado, fui creando el concepto, el diseño, el menú, y así nació Eduardo’ s Café”, recuerda.

Pastora fue ingeniosa. Razonó las maneras de capitalizarse para instalar el negocio, y se le ocurrió vender un terreno que había comprado cinco años atrás en Mosonte (Mozonte).

Decidió ofrecerlo al mercado a través de WhatsApp, y en menos de una semana ya tenía comprador y capital. Pero eso no fue todo, pensando en la sostenibilidad, optó por instalar el local en su propia casa, ahorrándose el pago de renta, el gasto para movilizarse, y el pago por seguridad. Luego, fue por etapas.

Con dinero en mano, y con los buenos consejos de familiares que tenían experiencia en restaurantes, compró el equipo que iba a necesitar, y para ello viajó a Managua. Tras esto, ya solo tocaba poner a prueba su menú.  “Una prima me ayudó mucho, lo probaba y me daba su opinión”, relata.

Listó el menú, solo quedaba fortalecer el concepto. “Lo quería diferente”, remarca. Y le funcionó.

Eduardo’S Café es un negocio pensando en la tradición local, pero con el toque singular de Pastora: Sus postres como el arroz con leche, su comida, los batidos y el café mismo, que es producido en las fincas cercanas al pueblo.

El café, poco a poco se ha venido abriendo camino. Pastora no se arrepiente de haber emprendido, a pesar de que la pandemia la obligó a cerrar por un tiempo el negocio.

Para Pastora, hay futuro en Ocotal. “Es una cabecera departamental donde confluyen todas las personas del departamento”, asegura.

Tres consejos de Pastora

  • Creer en tu propio potencial, en tus habilidades.
  • Hacer un estudio de mercado antes de establecer un negocio.
  • Solo consultar con quienes realmente te pueden apoyar.

¿Quién es Pastora?

  • Es mamá.
  • Profesional del trabajo social.
  • Ha sido docente universitaria en Trabajo Social y Sociología.
  • Tiene postgrados en Educación y Crecimiento personal.
  • Con maestría en Género y Violencia.
  • Ama la cocina.
  • Positiva.
  • No le tiene miedo a los retos, a innovar.

Dejar una respuesta