Toc toc, ¿hay gaseosas?… o pagar por poner el rótulo

Toc toc, ¿hay gaseosas?… o pagar por poner el rótulo

Compartir
Los rótulos, que no eran gratis, ahora tienen nuevos impuestos, incluso los más pequeños. Foto: A. Malespín.

“Toc toc, ¿hay gaseosas?”, esta pregunta, común en tiempos de los abuelos, podría volver a popularizarse en Nueva Segovia y en toda Nicaragua, tras la reciente aprobación de la nueva Ley de Rótulos, que manda a cobrar por casi cada anuncio en cualquier rincón del país.

Y es que colgar un rótulo que diga “Coca-Cola” o “Ropa importada de USA y Pakistán” en la pared de afuera, ya no será gratis, pues los diputados de la Asamblea Nacional aprobaron una ley que ordena pagar entre 5 y 20 dólares cada anuncio en las edificaciones, o hasta 1,000 dólares si se trata de grandes propagandas, más los costos comerciales.

En dependencia de la clasificación del municipio y de las valoraciones locales, una venta, por pequeña que sea, ahora estaría obligada a vender hasta dos cajillas y media de gaseosas para pagar el impuesto del rótulo que dice “Pepsi es lo que quiero”, aunque la dueña de la ventecita no quiera.

Tampoco valdrá colocar un rótulo tipo “T”, porque ya no se darán más permisos para estos, pero anunciarse en los que ya existen ahora cuesta hasta 150 dólares.

Eso sí, no hay que pagar nada por colgar un cartel pequeño que diga “Dr. Fulano”, “Lic. Zutano”, “Ing. Mengano”… ¿Que si se paga por poner “Se inyecta”? Posiblemente dependerá de cómo las autoridades apliquen la “receta”.

Como es de esperarse, las vallas publicitarias saldrán más caras ahora, pues los diputados establecieron un canon de 200 dólares por cada una.

También hay nuevo cobro por las mantas, así que quizá salga mejor decirle a la María “Te amo” en un buen restaurante del pueblo, tal vez nadie se dará cuenta, pero al menos ambos quedarán satisfechos.

Si tenés suficientes ahorros, otra opción es decírselo de un avión o un helicóptero, el derecho cuesta 100 dólares, pero baja a 7 dólares si es en un barco.

  • ¿Querías poner el anuncio de la gaseosa en una caponera, un taxi, en tu carro, o ya por último en un carretón? También cuesta 7 dólares.

Como la mayoría de los pagos son anuales, lo más duro será la inversión de tiempo y dinero en las vueltas para sacar los permisos, pero si se trata de muchos anuncios, alistá la bolsa.

Por el momento, será más económico huir de los carteles que entregan los camiones distribuidores, o mejor aún, contactarte con Qué tal Ocotal.

Dejar una respuesta