Si te parece lejos viajar a Ocotal, mirá cómo era antes

Si te parece lejos viajar a Ocotal, mirá cómo era antes

1351
0
Compartir
Así era viajar en Nicaragua en siglos pasados. FOTO: A. Malespín.

Si viajar de Managua a Ocotal o viceversa se te hace una vida, ¿te has preguntado cómo era  cuando sólo existían caminos de tierra? En Qué tal Ocotal te contamos.

La gente más vieja de vivir en el pueblo cuenta que a inicios del siglo pasado las personas viajaban en caravanas de carretas y a lomo de mulas o caballos, porque no existía carretera. Eran viajes que tardaban más de una semana ¿lo imaginan?

Luego, con la ocupación estadounidense y el arribo de la Yard Lumber Co. a finales de los años 20, llegaron los primeros camiones y 4×4 marca Willys hasta Ocotal.

EL BUS SANTA FE

Más de 30 años después, ya con una carretera de todo tiempo, se estableció la primera ruta de bus entre Ocotal y Managua. El transporte se llamaba “Santa Fe”, y era el único que hacía el trayecto.

El recorrido del Santa Fe implicaba salir a las 4 de la madrugada, recorriendo las principales avenidas de Ocotal, deteniéndose en esquinas donde las personas hacían parada.

Al salir de Ocotal entraba a Totogalpa, de ahí a Somoto, Palacagüina, Condega, Estelí, La Trinidad, San Isidro, Sébaco, Ciudad Darío, Tipitapa y -¡finalmente!- llegaba a Managua.

Se necesitaba mucha paciencia, pues el viaje duraba la mitad del día. No existía el “bus expreso” ni la reserva de boleto para asiento, es decir que tenías suerte si encontrabas un lugar vacío.

AQUÍ PODÉS VER CÓMO ES VIAJAR HOY

Era común ver gente mezclada con gallinas, alimentos o sacos llenos de cosas, ¡y a veces hasta con cerdos pequeñitos!, mientras conversaban, comían y bebían, para no sentir las largas horas en una carretera muy angosta, con pendientes mucho más sinuosas y empinadas que las de ahora.

Ya para los años 70 en el pueblo se contaba con dos buses para viajar hasta la capital. Estos raras veces superaban los 70 u 80 kilómetros por hora.

Siempre iban llenos. Las personas más agresivas aprovechaban para meterse por las ventanas, de manera que los más débiles o ancianos difícilmente podían ocupar un sitio en el primer intento, según relatan quienes lo vivieron.

CADA VEZ MÁS RÁPIDO

A eso debías sumar las paradas en cada lugar donde había una o más personas con la mano extendida. En ciudades como en Estelí, los buses se detenían hasta 10 o 15 veces, según la demanda que hubiera a la orilla de la carretera.

Para entonces, con esos dos buses, el trayecto a Managua era de seis horas.  Años después se sumaron más rutas y el viaje era de cinco horas. Hoy día conlleva  entre tres horas con 45 minutos y cuatro horas.  Aparte de eso, la carretera está pavimentada y se cuenta con buses expresos, aunque estos realizan más de cinco paradas en el recorrido.

¿Te parece largo el viaje en bus a Ocotal? Preguntale a tus abuelos.

Dejar una respuesta