Real Madriz, esta no es una historia sobre Real Madrid

Real Madriz, esta no es una historia sobre Real Madrid

3423
0
Compartir
Este es el transporte exclusivo del Real Madrid, perdón, del Real Madriz. Foto: Génesis Hernández.

Esta no es una historia sobre el Real Madrid, sino sobre el Real Madriz. Tampoco es la de un error de tipografía, o de excesivo fanatismo. Es la de un equipo del norte de Nicaragua que lleva con orgullo el nombre de su departamento (provincia) allá donde vaya.

El Real Madriz es tan opuesto al de España, que en vez de viajar en avión lo hace en un antiguo autobús con forma de furgoneta, sobrevive todo el año con lo que gana Cristiano Ronaldo en un solo día, y si lo buscás en Google, este te advierte de que “quizá quisiste decir: Real Madrid”.

EL REAL MADRIZ JUGÓ EN EL SANTIAGO…

Hasta 2006 jugó como local en el estadio Santiago, pero no Bernabéu, sino Municipal, porque ni siquiera era de fútbol, sino de béisbol, y la alcaldía se lo prestaba.

Aunque juega de blanco, nunca ha ganado un título nacional, pero es uno de los equipos más reconocidos de Nicaragua y el segundo en importancia del norte del país.

¿VISTE AL NIÑO DE LA CHAMPIONS?

Algo debe tener el Real Madriz, que cada partido contra el mejor equipo de la era moderna del fútbol de Nicaragua, el Real Estelí, es considerado el “clásico del norte” a pesar de la disparidad, pues el primero a veces busca cómo mantenerse en Primera, mientras que el otro suele ser el campeón.

BARRA FIEL

Y sus seguidores, en su mayoría de la ciudad de Somoto, cabecera del departamento de Madriz -que antes perteneció a Nueva Segovia-, se consideran entre las barras “más fieles de Nicaragua”. Tan fieles que a veces han asumido los costos económicos del club.

Contrario a la mayoría de los nicaragüenses, los aficionados del Real Madriz no se enamoraron del fútbol por influencia de Costa Rica, sino de Honduras, que está a la par.

Nunca está entre los favoritos para ganar la liga nacional, pero ningún otro equipo de Nicaragua despierta tanto interés o saca una sonrisa solamente con mencionar el nombre: Real Madriz.

Dejar una respuesta