La pólvora le pone ambiente a las fiestas, pero con cuidado

La pólvora le pone ambiente a las fiestas, pero con cuidado

117
0
Compartir
Con la pólvora hay que disfrutar, no arriesgar.

La pólvora puede traerte recuerdos de cuando estabas chavalito y te morías por tirar una triquitraca, si no te daban permiso, agarrabas una a escondidas y te ibas a tirarla donde no te vieran, sin medir el peligro. Te sentías leyenda sólo de hacerlo.

En Nueva Segovia, como en toda Nicaragua, es una tradición que en el rezo final a la Purísima o la Gritería, para Navidad y Año Nuevo, se festeje con la familia y amigos, compartiendo comidas, bebidas, música y los infaltables fuegos artificiales.

Los podés escuchar y ver en sus diferentes tamaños y formas; cohetes, cargas cerradas, bombas, mariposas, candelas romanas, cachiflines, arbolitos, entre muchos otros, que llenan las calles de color y adrenalina para quienes la manipulan.

CUIDATE AL MANIPULAR

Sino tenés experiencia manejando pólvora, podrías tener un accidente y sufrir, desde quemaduras hasta padecimientos de los oídos o en los ojos. Debido a la detonación y componentes de la pólvora, el riesgo es alto y es necesario hacerlo con técnica.

En diciembre del 2016, el gobierno presentó un informe que mostró que en las festividades el 35% de personas que sufrieron quemaduras fueron niños entre las edades de 5 a 9 años, todo esto debido a la poca supervisión e irresponsabilidad de sus tutores.

Por eso las autoridades recomiendan que la pólvora únicamente sea manipulada por adultos sobrios, con prohibiciones específicas los días  festivos.

Ahora podés comprender de las que te salvaste cuando estabas pequeño y te quitaban la triquitraca de las manos o de los bolsillos.

Y A DISFRUTAR CON PÓLVORA

Te corresponde a vos cuidar a tu familia en esas fechas de tanta pólvora. Es importante seguir las precauciones debidas antes de que decidás manipular los juegos pirotécnicos o ser sólo un espectador. Practicando esto estás listo para recibir diciembre con todas las de la ley.

Dejar una respuesta