No hablan, pero su presencia en las calles es un grito de...

No hablan, pero su presencia en las calles es un grito de auxilio

440
0
Compartir
La calle no debería ser el destino del animal calificado como mejor amigo del Hombre. FOTO: A. Malespín.

En las calles de Ocotal es inevitable encontrar perros durmiendo, buscando comida en el mercado, o simplemente una caricia que nunca recibieron. Hacer algo por ellos no es fácil, pero aquí te contamos cómo.

Con tu grupo de amigos, buscá hogares de adopción, para que los perritos tengan una vida más segura y llena de cariño, hay muchas personas dispuestas a tener mascotas.

Si tenés más tiempo y el amor por los perritos te impide verlos sufrir en las calles, podés hacer algo más atrevido, como buscar hogares temporales para ellos mientras organizás una jornada de esterilización, para lo cual necesitás apoyo de la alcaldía y de clínicas veterinarias.

El objetivo de la esterilización es cortar con el círculo de perritos que crecen y viven a la intemperie. Siempre hay personas que te conocen y que podrían donar aunque sea diez córdobas para la jornada.

Un perrito en la calle es igual que un niño de dos años de edad sin hogar, comida, ni cuidados. Como nosotros, ellos son creaciones de Dios. Aprendamos a convivir con ellos, a darles un buen trato y a cambio recibiremos un guardián fiel.

Dejar una respuesta