Mujeres indígenas de Mosonte abren sus alas y alzan vuelo

Mujeres indígenas de Mosonte abren sus alas y alzan vuelo

531
0
Compartir
Mujeres indígenas cambian su historia en Mosonte. Foto: Cortesía.

Hasta hace nada las mujeres indígenas de Mosonte, Nueva Segovia, eran como aves esperando alzar vuelo, actividades normales como salir de la casa o aprender las letras les resultaban impensables, pero todo cambió en los últimos años, cuando crearon una red en la que comparten sus experiencias, conocen sus derechos y los promueven, pero sobre todo, se apoyan entre sí.

Actualmente estas mujeres indígenas, unas 60, están cada día más empoderadas. En la red hay casos como el de María Leonor López, de la comunidad de Quisulí Abajo, quien hace 15 años era apenas una adolescente cuando salió embarazada y su situación de adulta llegó al punto de que, por su timidez, únicamente se comunicaba con familiares, pero eso cambió con la red y hoy está cerca de graduarse de la carrera de Ingeniería Agropecuaria.

ASÍ ES MOSONTE

“Yo me decía: mi vida aquí se acabó, para qué estudiar, la letra ya no me da, ahora mi deber es cuidar a mi hija”, recuerda María Leonor. Pero un día comenzó a llegar a los talleres organizados por la comunidad indígena y se fue dando cuenta de que su hija no era obstáculo para estudiar y mejorar su vida.

Actualmente “apoyo a mi compañero, yo trabajo, y le digo a mi hija que la ayudaré hasta donde pueda en la carrera que quiera”, afirma, con una convicción que contagia.

Viven en constante capacitación. Foto: Cortesía

La experiencia de María Leonor muestra los valores de los que presume Romelia Gómez Melgara, cuando habla. “Yo digo con orgullo: soy indígena mosonteña, (y) en mi hogar soy más comprensiva, más económica y más trabajadora”.

VALORES INDÍGENAS

Romelia asegura que fue una buena decisión haberse sumado a la red  hace siete años, pues se trata de una experiencia que le ayudó a salir de una depresión, y a conocer su potencial como ser humano, como mujer y como indígena. En este año, fue beneficiada con un bono revolvente para la cosecha.

“Vamos saliendo adelante. Mi compañero de vida es comprensivo, tengo tres hijas, y yo hablo con ellas sobre los derechos de las mujeres, les cuento que antes no nos tomaban en cuenta, y que hoy eso ha cambiado, porque sí tenemos derechos,  tenemos derecho a relacionarnos con los demás, a un trabajo digno, a un trabajo público, (en los tiempos actuales) se reconoce el trabajo de la mujer, se valora”, resalta.

CAMBIOS MAYORES

Ismenia Rosales Larios, de la comunidad de San Pablo, menciona que en apenas un año la vida le cambió e incluso ahora toma decisiones que el marido apoya. “Él ahora me ayuda, antes no le gustaba que saliera a capacitarme, pero como lee los folletos que llevo, ya acepta lo que yo hago”, sostiene Rosales.

Tienen toda una red de apoyo. Foto: Cortesía.

La representante de la Mujer del pueblo indígena, Dora María Chávez Ruiz, confirma que hay cambios significativos en Mosonte, y que hoy cada comunidad del municipio tiene una lideresa que se encarga de acompañar a las mujeres que sufren maltrato y permanecen a su lado en todo el proceso administrativo y legal para superar la situación.

Pero no es fácil, advierte la propia Dora María. “Como mujeres a veces se nos hace difícil, uno tiene que desaprender y  volver a aprender”, señala.

SOLTAR LAS ALAS

De cualquier manera, esta lideresa indígena dedicada a la venta de bisutería y de ropa americana, dice estar como muchas,  más apropiada de sus derechos, y que eso a las mujeres las hace sentirse “más libres, podemos tomar decisiones sin temor”.

Y cuando María Leonor dedica un mensaje a las mujeres indígenas, lo tiene claro: “Que suelten la alas. A veces nos pasa que pensamos que somos gallinas y allí estamos, en el patio, y tal vez tenemos oportunidad de volar (pero) decimos ‘no puedo’, y entonces allí nos quedamos. No, hay que soltar las alas”.

Dejar una respuesta