La Taltuza segoviana, el misterioso y escurridizo “topo de bolsillo” de Nicaragua

La Taltuza segoviana, el misterioso y escurridizo “topo de bolsillo” de Nicaragua

Compartir
La Taltuza segoviana es un animal misterioso, no sólo porque casi nunca se le ha visto, sino también por lo poco que se sabe de a especie. Ilustración: Javier. E. Punto Ruiz. Fundación del Río.

En Nicaragua hay 251 especies de mamíferos, de estos, 39 son roedores, de los cuales solamente tres han sido considerados endémicos (que sólo aquí existen), y el más escurridizo es la Taltuza segoviana (Orthogeomys matagalpae), el misterioso “topo de bolsillo” nicaragüense.

La Taltuza segoviana es tan misteriosa, que  solamente en el primer párrafo nos dejó más acertijos de los que se han resuelto desde su descubrimiento en 1910, por el ornitólogo estadounidense Joel Asaph Allen.

También podés avistar: Descubren serpientes «nuevas» en el cerro Mogotón.

Para empezar su nombre. Aunque comúnmente le llaman Taltuza segoviana, el primer ejemplar, descubierto por Allen fue visto en el volcán Mombacho, sin embargo, su nombre científico lo ubica en Matagalpa, que para entonces tenía 52 años de haberse separado de Nueva Segovia.

NOMBRE MISTERIOSO

Precisamente el misterio que rodea al nombre se relaciona con otro, el de su ubicación geográfica. En un inicio se pensó que se trataba de un animal endémico, pero luego se descubrió que también existe en Honduras, y posteriormente en Costa Rica, donde afirman que se trata de la especie Heterogeomys cherriei y le llaman Taltuza de Nicaragua o sumplemente Taltuza.

  • Las dudas que generan el origen del nombre y la ubicación de la Taltuza segoviana son razonables, basta decir que hasta ahora nunca se ha reportado su presencia en Nueva Segovia, y aunque son consideradas comunes, existen pocas pruebas de avistamientos en Nicaragua.
La Taltuza segoviana en una de las raras fotografías que comprueban su existencia. Foto: Javier E. Ruiz. y Fundación del Río.

Algunas de las pocas fotografías conocidas fueron tomadas en Chontales, durante un estudio realizado por el consultor Javier Ruiz y la Fundación del Río, elaborado en la segunda mitad de la década pasada.

Podés comentar sobre la Taltuza segoviana en nuestro muro en Facebook.

Según investigaciones elaboradas en Costa Rica, la Taltuza segoviana suele ser de color café o marrón oscuro, con una característica mancha blanca en la cabeza, mide de 16 a 24 centímetros, tiene una cola parecida a la de los ratones, y pesa menos de 300 gramos. ¿Cuál es el misterio aquí? Transporta comida en bolsas especiales para cargar ubicadas dentro de su boca.

UN TOPO QUE NO ES TOPO

Por sus escasos avistamientos, los científicos no están seguros de ubicarlos entre los roedores que destruyen cultivos en las zonas agrícolas, aunque tampoco descartan su participación.

  • Aunque las autoridades nicaragüenses no la consideran entre las especies en vías de extinción, su caza se encuentra en la lista de veda permanente.

Otro misterio es que, si bien es considerado un “topo de bolsillo”, en realidad no es uno de estos, pertenece  la familia geomyidae, es decir, de las taltuzas (ni ratas, ni ardillas), del género orthogeomys (tuza nativa de América).

Miranos en Yotube.

De todos modos, Taltuza es un nombre indígena que significa “rata de tierra”, según el libro Toponimias indígenas de Nicaragua (1985), del científico Jaime Incer, quien en la misma edición señala que estas tenían en el Kadalking (río Bambana) su protector, según la creencia de los indígenas sumos.

Los misterios de la Taltuza segoviana no terminan, pero al menos ya sabemos cómo son… o quizá no.

Please follow and like us:

Warning: A non-numeric value encountered in /home/quetaloc/public_html/wp-content/themes/Newsmag/includes/wp_booster/td_block.php on line 352

Dejar una respuesta