Una guardería que por 5 dólares le resuelve la vida a madres...

Una guardería que por 5 dólares le resuelve la vida a madres heroicas en Ocotal

2759
0
Compartir
Esta guardería en Ocotal es una "bendición". Foto: Cortesía

Una guardería en Ocotal atiende a niñas y niños cuyas mamás ganan 1,500 córdobas (49.2 dólares) o menos al mes, es decir que  no llegan ni a la mitad del sueldo mínimo más bajo de la tabla salarial actual, el cual supera los 3,700 córdobas (121.5 dólares).

Algunas de esas madres venden tortillas, leña o tierra blanca en el pueblo; otras lavan y planchan, trabajan en el tabaco o  son asistentes del hogar.

UNA “BENDICIÓN”

Para ellas, la guardería, ubicada en el barrio Pueblos Unidos, es una “bendición”. Karina Gómez González cuenta que desde que comenzó a trabajar como asistente del hogar tiene a sus dos hijas en el centro, de eso  siete meses atrás.

Por el cuido de ambas niñas ella da un aporte de 250 córdobas (8.2 dólares) al mes a la guardería. Es una cuota “accesible”, refiere, porque su salario mensual es de un poco más de 1,000 córdobas (32,8 dólares) como asistente del hogar, en una jornada de seis horas.

“Tenemos mucha suerte porque las niñas son bien atendidas, no se me quejan de nada,  me les dan su comida, juegan y me las van educando… y así yo puedo ir tranquila a trabajar y llevar dinero a la casa”, reflexiona.

GARANTÍAS PARA LOS NIÑOS

La coordinadora de la guardería, Heydi Gómez, explica que el aporte por infante es de 150 córdobas (4,9 dólares) al mes, pero si una madre lleva más de un hijo, se ajusta para que lo puedan sostener las familias.

A cada niño y niña les garantiza su desayuno, almuerzo, y una merienda por la tarde, además de la educación propia para infantes A y B, que son menores en edades que oscilan entre los 3 meses y 3 años.

APOYO DE AMIGOS ESPAÑOLES

Heydi expone que actualmente el centro subsiste gracias a  la Asociación Carmen Blanch, creada tras la muerte de Carmen, una española  originaria de Barcelona, que brindó trabajo voluntario en Ocotal. Por un tiempo la guardería también contó con el apoyo de la organización Norte-Sur.

Pero hoy día subsiste gracias a los amigos de Carmen, quienes quisieron continuar con su legado y gracias a eso, de acuerdo con Heydi,  han logrado mantenerlo, y garantizar incluso la alimentación a 45 ancianos del barrio.

TAMBIÉN A ANCIANOS

“Son viejitos de escasos recursos, que a veces ni colchones para dormir tienen en sus casas, así que nosotros al menos le damos su almuerzo y algunas veces les gestionamos sus medicinas”, explica la coordinadora.

Por toda esa labor, hace seis meses, la Alcaldía de Ocotal decidió apoyar  al centro, garantizando el pago de una parte de la planilla, pues  cuentan con  dos educadoras, dos cocineros y un señor que cuida la propiedad.

MIRÁ ESTA HISTORIA EJEMPLAR

“Prácticamente, el de todos, es un trabajo voluntario… la ayuda que cada uno recibe es simbólica, por darte un ejemplo, una persona a la que se le da 2,000 córdobas (65,7 dólares) al mes, es en realidad una ayuda, aquí trabajamos más de ochos horas y todo eso se le ha explicado a los padres y a quienes nos apoyan, y por eso también realizamos actividades con los padres de familia, para que se involucren y valoren lo que reciben”, comenta Heydi.

TODO EL DÍA

La atención de los niños es de 7:30 de la mañana hasta  las 5 de la tarde. En maternal los menores aprenden a hablar, se les da ejercicios en las manitos y piecitos, y se les va educando.

En la siguiente etapa conocen sobre la familia; las partes del cuerpo; cantan, juegan entre todos, aprenden a dibujar, a colorear, les enseñan sobre los números, entre otras cosas que les serán útiles en la vida.

“Nosotras estamos capacitadas por el Ministerio de Educación, y tenemos que asegurar un aprendizaje integral con mucho amor”, dice Simel Martínez, quien labora desde hace cuatro años en el centro infantil.

LAS NECESIDADES

En la guardería los requerimientos están vinculados a material de higiene, como pampers y toallitas húmedas; y a complementos de la alimentación diaria, por ejemplo pastas, salsas y leche, tanto en polvo como líquida.

Si usted quiere donar alguno de esos productos o apoyar a los ancianos, puede llamar al centro  al teléfono 273-22-410   o bien visitarlo.  “Estamos ubicados del puesto de salud de Pueblos Unidos, dos cuadras al sur”, precisa Heydi.

Dejar una respuesta