Gabrielito, el niño de 11 años, y 12 operaciones, que conmueve los...

Gabrielito, el niño de 11 años, y 12 operaciones, que conmueve los corazones

2012
0
Compartir
Gabrielito despertó ternura en la Fundación Cardio-Infantil en Bogotá. Foto: Cortesía.

Gabrielito tenía siete años el 3 de mayo de 2015 cuando convulsionó en la puerta de su casa, frente a toda su familia, que casualmente hablaba de llevarlo al neurólogo por sus continuos dolores de cabeza, vómitos, ruido en los oídos y mareos. En ese momento sus vidas cambiaron y hoy su historia conmueve los corazones en Ocotal, Nueva Segovia.

Ese domingo, tres de mayo, a Gabrielito lo trasladaron a Managua. Nadie entendía a qué se debía, porque el diagnóstico del pediatra que lo atendió meses atrás refería migraña infantil.

En Managua, Gabrielito fue diagnosticado con un tumor en el cerebro que requería extirparse con urgencia, de lo contrario, su cerebro “explotaba”. Su caso pasó por cuatro hospitales: Solidaridad, La Mascota, Monte España y el Militar, según recuerda su papá Melvin Díaz.

GABRIELITO NO PIERDE LA ALEGRÍA
Gabrielito con su papá. Foto: Cortesía.

Por si fuera poco, don Melvin había quedado sin trabajo, así que a la preocupación por el estado de Gabrielito se sumaba la presión económica. Pero resistieron, con fe y ayuda de varios médicos.  Además, la alegría del niño siempre los impulsó, dice don Melvin, pues él siempre les sonreía, no  se quejaba.

A Gabrielito lograron operarlo del tumor en Colombia, con apoyo del doctor Jorge Aristizabal, neurocirujano de la Fundación Cardio-Infantil en Bogotá.

Tras eso el niño, actualmente de once años de edad, se ha sometido a 11 operaciones más. No tiene el tumor pero aún sigue siendo atendido en Colombia porque, tras la operación y el tratamiento, presenta  deficiencia pulmonar,  hernias en su pancita  y problemas en el hígado que, de no tratarse oportunamente, derivarían en cirrosis.

COSTOSO TRATAMIENTO

Gabrielito ahora vive en Estelí, con su familia, para estar cerca de la capital y llegar más rápido ante una emergencia. Camina, neurológicamente está bien,  pero aún no va a la escuela. Sus hermanos y sus padres son un gran apoyo e incluso su hermana ahora estudia Medicina, porque quiere ser pediatra y ayudar a los niños.

Pero la lucha sigue, pues requiere un tratamiento que cuesta entre los 90 y 250 dólares, que la familia no puede costear.

Así, varios ciudadanos, empresas y hasta la directiva de béisbol  de Ocotal, se han volcado en su apoyo.  Están realizando rifas, conciertos, pasarelas y  juegos para recaudar fondos. Además ya hay una cuenta, la número 109241544 en Banco Lafise,  para realizar depósitos. Y los eventos siguen.

Gabrielito y su mamá. Foto: Cortesía.
CONSEJO DE PADRES

“Esto ha sido una bendición, porque a veces uno se siente solo, impotente,  y le dice a Dios: por qué a mi niño, por qué a mí, por qué a mi familia, y al ver tanto apoyo de médicos como el doctor Aristizabal y de la gente, ya no nos sentimos solos, es una bendición de Dios”, refiere don Melvin, quien aconseja a los padres de familias atender de inmediato a su niño o niña si presentan dolores de cabeza, especialmente por la mañana.

“Además hay que buscar una segunda opinión, insistir, los médicos nos dijeron que entre los 7 y 10 años suele aparecer el tumor que afectó a mi niño, entonces hay que prestar atención”, recomienda.

Asimismo pone a disposición su número de teléfono 8654-6585 para cualquier consulta o apoyo.

Dejar una respuesta