El dogma que pone de fiesta a Ocotal y que va más...

El dogma que pone de fiesta a Ocotal y que va más allá de la imaginación

598
0
Compartir
Vista parcial sobre dogma de la "Asunción de la Virgen", de Tiziano en Venecia, 1518.

Un dogma basado en la experiencia sobrenatural de una mujer hace dos milenios es celebrado cada agosto en Ocotal, Nicaragua, como si todos hubieran presenciado el prodigio de la desmaterialización.

En medio de las fiestas pocos reflexionan sobre aquel suceso, pero más allá de si fue real o no, el mismo supera lo imaginable, y solamente encuentra explicación en la fe.

SAN AGUSTÍN FUE DECISIVO

Según la Iglesia Católica, después de la muerte de su hijo, Jesucristo, llegó el turno de María, pero ella no resucitó, sino que ascendió al cielo, gracias a sus virtudes, que le permitieron cumplir los designios de Dios.

De ahí la “Asunción de la Virgen María”, un tema que fue debatido hasta que, en el siglo VII, San Agustín inclinó la balanza a favor de los creyentes, al declarar que aceptaba el suceso como real.

Sin embargo pasarían 12 siglos antes de que se iniciara el cabildeo en El Vaticano, para declarar la desmaterialización de María y su ingreso al cielo como un dogma.

SU PARTICULAR MONUMENTO

Y tras un siglo más de insistencia, el 1 de noviembre de 1950 el papa Pío XII, en la constitución apostólica Munificentissimus Deus, escribió:

“Declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado: Que la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrestre, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial”.

Para entonces, en Nueva Segovia tenían siglos de celebrar la “Asunción”.

Investigaciones del periodista local Leoncio Vanegas indican que esta Virgen es celebrada desde la fundación misma de Nueva Segovia, en el siglo XVI.

ASÍ SE CELEBRA

Las celebraciones incluyen exhibición de burros ataviados, corridas de toros, fiestas públicas, desfiles hípicos, eventos deportivos, ferias gastronómicas, concursos de reinas, entre otros.

La Iglesia Católica recomienda celebrar adorando con flores la imagen de la “Asunción”, rezando y cantando en su honor.

Aunque no todos lo hacen de esa manera, en estos tiempos nadie que se crea católico se atreve a dudar de la desmaterialización de la Virgen María, ya que sería una blasfemia, por eso mejor la celebran bailando, como solamente los neosegovianos lo saben hacer.

Dejar una respuesta