De refugiado a ganador del Ícaro: el primer cineasta profesional de Ocotal

De refugiado a ganador del Ícaro: el primer cineasta profesional de Ocotal

8240
0
Compartir
Wilmer Alfredo Chavarría es el primer cineasta profesional de Ocotal. Foto: Cortesía.

Al hablar con Wilmer A. Chavarría, uno lo que ve es humildad pese a ser  el primer ocotaleano graduado en Arte Cinematográfico, el primero en haber conseguido estudiar Bachillerato Internacional en Colegios del Mundo Unido en Canadá, y el primer nicaragüense en ganar el premio Watson, otorgado en su mayoría a estadounidenses, que le permitió recorrer el mundo durante un año.

Wilmer tiene 27 años y actualmente es profesor en Nuevo México, Estados Unidos. En ese estado, a la vez estudia un máster en Liderazgo Educativo.

“Me va muy bien, he tenido muchísima suerte en mi vida, pero todo se lo debo a mi mamá y a mis hermanos”, aclara.

Él procede de una familia que vivió en pobreza pero fue unida y perseverante. Su mamá, originaria de Bosawás, se vio forzada a emigrar a Honduras por la guerra.  De manera que Wilmer nació en un  campo de refugiados en Honduras, en la década de los 80.

Fue el menor de siete hermanos. Desde que nació supo las consecuencias de la guerra y le tocó ver cómo su madre y sus hermanos se las ingeniaban para poder llevar un poco de comida a la casa.

“Mis hermanos trabajaban de día estudiaban por la noche y yo como era el menor pude hacerlo, por su sacrificio, por el día”, recuerda.

“No, yo no me olvido de mis raíces, no olvido Ocotal porque ahí está lo que más me importa en la vida, que es mi familia”, agrega.

Tras terminar su preparación, Wilmer prevé radicar en el pueblo y convertirlo en la meca del cine de Centroamérica.

“Mi gran proyecto es llevar la industria del cine a Ocotal y me tomaré el tiempo que sea necesario para lograrlo”, adelanta.

De hecho, ya hizo un corto de ficción en Ocotal, llamado “Un dólar”,  que ganó el primer lugar, en esa categoría, en el Festival Ícaro Nicaragua 2014. “Pero todavía me queda mucho por hacer”, reitera esta mente brillante.

Dejar una respuesta