El Clavito, la fiesta temática más popular de Ocotal

El Clavito, la fiesta temática más popular de Ocotal

1697
4
Compartir
El Clavito se caracteriza por sus colores y la algarabía. Foto: Cortesía.

La Fiesta de El Clavito es una celebración insólita que solamente ocurre en Ocotal, pues entre más clavos se resuelvan más se baila y se goza.

Desde hace 26 años, en Ocotal podemos quitarnos el peso de los clavos del día en una fiesta que acaba hasta que el cuerpo aguante y con música de todos los tiempos, que abarca desde el rock and roll, chachachá o twist, hasta  las cumbias, baladas,  merengues, salsas y  música chinamera. Sí, es una  celebración fuera de lo común.

¿QUIÉN QUIERE IR?

La creó  la periodista y emprendedora Jilma Rodríguez.  Ella cuenta que surgió como “idea loca” que compartió en uno de sus programas radiales. “Yo pregunté: Quieren ir a la fiesta El Clavito, y eso cayó como bomba, levantó expectativas”, recuerda Jilma quien cuenta que lleva ese nombre en honor de “los clavos que diariamente solucionamos”.

El baile de los reyes. Foto: Cortesía.

Pero allí no acaba lo poco habitual,  cada año la fiesta cambia de lugar, de color y de reyes.  Así es, de reyes que son elegidos la noche del evento con dinámicas que son animadas  por  personas de la mediana y tercera edad,  quienes bailan hasta el amanecer y se engalanan con los mejores trajes.

Jilma cuenta que en  el primer año de  El Clavito asistieron 60 personas, de 100 invitadas. “El resto no llegó porque pensaron que era una orgía, algo vulgar y más… me llamaron hasta loca e inmoral en  el pueblo, pero la fiesta se dio y bailamos !hasta el amanecer!”, recuerda la organizadora de la actividad.

LA CREADORA DE LA FIESTA

En esa ocasión el color de El Clavito fue negro, de manera que ese fue el “tono” de la vestimenta del evento. Las damas, además, se encargaron de llevar dos caballeros, bocadillos y refrescos.

La entrada, al igual que hoy en día tuvo un costo simbólico, en ese entonces de 5 córdobas por persona.

En el primer año  los reyes  fueron los que más recogieron clavitos de una pulgada tras disfrutar la bailada.  Eso se repitió posteriormente.

Los primeros en ser coronados fueron Jilma y don Juan Gómez, ahora reyes vitalicios del evento.

LAS FORMAS DE SER REYES DEL CLAVITO
El Clavito atrae a personas de todas las edades. Foto: Cortesía.

Con los años los asistentes han ido aumentando y la elección de los reyes cambiando.  “Por ejemplo se han coronado por votación popular, o con la venta de bonos; o  bien un jurado  los escoge a través de rondas de preguntas o ganan los que cuenten el clavo más grande que han resuelto en el año”, explica Jilma tras agregar que son los reyes los que deciden el color del clavo del año siguiente.

La fiesta por otro lado, ya no se realiza en octubre.  Jilma cuenta que en los últimos cinco años, por las lluvias,  se lleva a cabo el último sábado de noviembre.

Este año, El Clavito se realizará  el próximo 25 de noviembre, fecha que coincide con el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer.  Los colores seleccionados para El Clavito 2017 son el rojo tinto, dorado o color champaña, y su costo simbólico es de 50 córdobas por persona.

EL CHICO “SEXY”

La profesora Miriam Cruz, quien junto con el profesor Rolando Olivas fueron los reyes de El Clavito color chicha, comenta que la fiesta es excepcional.

El Clavito ya es una tradición. Foto: Cortesía.

Ella rememora que en el segundo año de la fiesta temática se eligió al Chico Sexy.  “Lo ganó nuestro recordado Chico León (qepd) y los reyes fueron doña María Eugenia Calderón y don Chilano, si no me equivoco al día siguiente de la fiesta doña María Eugenia salió a lucir su traje y su corona en (las calles de) Ocotal”, menciona la profe.

Otro Clavito buenísimo fue el de color verde, en la cuarta edición,  donde se coronó como reina a la profesora Teresa Díaz Chavarría. En esa ocasión  los asistentes bailaron hasta dentro de una piscina, “por supuesto vacía”, aclara la maestra Miriam.

Jilma adelanta que en este año habrá sorpresas, mucha alegría  ¡y un tesoro escondido por encontrar!

4 Comentarios

  1. No sé si es correcto decir que es una fiesta “” popular “” ya que es con invitación y no todo el que quiera tiene acceso. Me parece más bien una celebración de carácter privado. Lo cual no tiene nada de malo solo que no se puede considerar popular.

Dejar una respuesta