Esto es lo que provoca tanto calor en Nueva Segovia y Nicaragua

Esto es lo que provoca tanto calor en Nueva Segovia y Nicaragua

Compartir
El calor no sólo se siente, también se nota en estos días en Nueva Seoviga. Foto: A. Malespín.

Los meses de marzo y abril son los que nos traen más calor en Nicaragua, la sensación de asfixia es tan fuerte en estos meses, que ni los abanicos, y a veces ni un buen baño, espantan el bochorno. La explicación es la siguiente.

Con el equinoccio del 21 de marzo pasado las horas de sol empezaron a aumentar con respecto a los meses anteriores, porque el eje de la tierra, que tiene una inclinación de 23 grados y 7 minutos con respecto al Sol (que sería como cuando el minutero del reloj marca los 11 minutos y un poco más), se posicionó de tal manera que ahora estamos más expuestos a los rayos solares.

MENOS AIRE Y MENOS AGUA

Eso coincide con los últimos dos meses de la temporada seca del año, pues no cae agua del cielo, y los vientos, que ya no soplan como en diciembre, ya no acarrean la humedad desde los mares para darnos frescura.

Aparte, los lindos cielos azules se traducen en menos nubes, lo cual resulta en que los rayos del sol impactan la tierra con menos obstáculos.

Si a eso le sumamos el despale por todos lados, la situación es peor, porque estamos rodeados de terrenos cada vez más áridos.

COMO PARA IR AQUÍ

Por eso es que, en Nueva Segovia, Ocotal alcanzó los 36 grados Celsius en 2010, algo impensable décadas atrás.

Cabe mencionar que Ocotal, como Macuelizo, e incluso Totogalpa (Madriz), pertenecen al corredor seco de Nicaragua, que va de Honduras hasta el norte del Lago Cocibolca, y es normal que tengan temperaturas más altas que el resto de Nueva Segovia.

¡EL CALOR NOS COCINA!

El fuerte calor también tiene razones globales, como el cambio climático, pues gracias al exceso de contaminación del aire los rayos del Sol que impactan en la Tierra, en vez de rebotar nuevamente al espacio, permanecen más tiempo atrapados en la atmósfera, y eso nos cocina como si estuviéramos en un horno, literalmente.

Por eso tanto calor, y de ahí tanta insistencia en cuidar los bosques, porque el bochorno sería menos si los ríos estuvieran llenos de agua fresca.

Please follow and like us:

Warning: A non-numeric value encountered in /home/quetaloc/public_html/wp-content/themes/Newsmag/includes/wp_booster/td_block.php on line 352

Dejar una respuesta