Un actor que inspira emociones e imparte justicia

Un actor que inspira emociones e imparte justicia

3420
0
Compartir
El actor Christian Saldaña, aquí con su familia, tiene como lema vivir para servir. Fotos: Cortesía.

Lo de actor lo lleva en el alma, antes de salir a escena, practica el personaje en el baño de su casa y hasta pega gritos. Luego reza tres avemarías y un padre nuestro, tal como lo aprendió en el colegio de las monjas, de Ocotal,  cuando era niño. “Parezco un loco”, reconoce este juez suplente neosegoviano de 40 años de edad.

Es Christian Ramón Saldaña Estrada, capaz de transformarse completamente en sus personajes, y de reconocer que el papel más difícil de su vida es el doble rol de padre y madre en la vida real, aunque si uno lo ve, ni se percibe.

“Por  el amor a los hijos uno mueve montañas”, recalca el actor, uno de los más prometedores de Nueva Segovia, quien no cobra ni un centavo por hacerlo, pues entre otras cosas, lo que quiere es promover los buenos valores.

MAESTROS DE LUJO

Christian es padre de tres hijos y ya tiene su primer nieto.  Cuando empezó a actuar, a los 18 años de edad, ya era papá de un varoncito, quien lejos de estancarlo, lo impulsó.

“Empecé con la actuación en teatro, con don Jorge Calderón (padre) y el Dr. Jorge Calderón (hijo)… a quienes admiro… mi primera obra fue la ‘Tercera Palabra’, donde hice el papel protagónico,  hace ya varias lunas”, recuerda.

Tras eso llegaron más obras, y con los años los cortometrajes y los sketches cómicos, juntando talentos con otros actores y productores de Nueva Segovia. El primer corto donde actúo fue el “Sueño de Silvia” y recientemente “Amor de Padre”, donde arrancó lágrimas.

ADMIRADOR DEL GENIO DE EUGENIO

Mi reto siempre es transmitir sentimiento y hacerme a la idea de que yo soy el personaje. Me gusta eso, y de paso quiero poner en alto a nuestro departamento (Nueva Segovia), a Ocotal, con lo que hacemos… y me gusta que mis hijos disfruten mi trabajo, los he hecho reír”, comenta.

Christian se identifica  con  el actor  mexicano Eugenio Derbez.  “Lo adoro porque es cómico y sabe transmitir sentimiento,  yo soy dinámico, divertido y con corazón como él”, señala tras rememorar “No se aceptan devoluciones”,  una película de Derbez que lo retrata por las vivencias y ocurrencias de Valentino Bravo.

Y ADEMÁS IMPARTE JUSTICIA

Como abogado, Christian también hace un buen papel. Fue secretario de actuaciones durante 12 años y  como litigante su experiencia es relevante, supera los 10 años.  Actualmente es asesor de bancos y juez suplente.

“Me encanta ser parte de la justicia de mi país.  Pienso seguir litigando a mi manera, siendo honesto, humilde y profesional”, adelanta.  ¿Y en la actuación? “Espero hacer un papel en algún corto que salga de las fronteras,  para que se conozcan más nuestras costumbres”, subraya, mientras indica  que en esta carrera  tiene el reto de hacer el papel de malo.

“No lo he hecho, jajajaja, porque  siempre me gana el sentimiento y el sufrimiento ajeno, soy muy dado a ayudar, a servir”, aclara, aunque seguro, a futuro, nos seguirá  sorprendiendo.

Dejar una respuesta