6 pasos para que tengás un armario funcional , ¡sin gastar!

6 pasos para que tengás un armario funcional , ¡sin gastar!

Compartir
Armario funcional, facilito y sin gastar. Foto: T. Malespín.

“Necesito más ropa”, “no tengo ropa”. Solemos decir esto cuando tenemos apuro para ir a algún lugar, o cuando nos estamos preparando para salir, y ahora hasta para saber qué ponernos en medio de la pandemia. ¿Te suena?

Hacer autocuarentena o pasar mucho tiempo en la calle no es excusa, porque cuando tu armario está organizado es un armario funcional, te facilita la vida, porque sabés muy bien lo que tenés y lo que no, además, tenés claro qué pieza utilizar para cada ocasión, y mejor aún tenés seguridad, librándote del estrés de no saber qué outfit (vestimenta) es el ideal para la ocasión.  

 Aquí algunos tips que te harán ver la luz en tu armario:

1. Vaciar

El inevitable primer paso: Sacar toda tu ropa del armario, TODA, y colocarla en tu cama.

2. Clasificar

Haz tres divisiones: La ropa que siempre usas, la que te encanta, pero no sabes cómo usar y la que nunca te has puesto.

3. Dejar ir

La ropa que nunca has usado debés “soltarla”, sí y sólo sí: La compraste por emoción, porque estaba de moda en ese momento, porque se lo viste a alguien más, porque algún día te quedará, porque lo usarás en alguna una ocasión (que nunca llegó), porque te la regaló alguien y te sentís comprometido a tener esa pieza, o porque te recuerda a algo o a alguien en especial. Esta última razón puede ser justificable solamente si es muy importante para vos. Ojo, lo ideal es conservar pocas piezas, no acumular.

4. Seleccionar

Después que has hecho un breve diagnóstico de tu ropa, es hora de hacer una selección a conciencia entre la que vas a conservar y la que no.

5. Dejate llevar

Probate la ropa que seleccionaste y armá atuendos, tomando en cuenta el grupo de piezas que no sabés cómo usar. En este punto, ¡que vuele tu creatividad!

6. Disfrutalo

Ahora que ya sabés cuáles piezas serán conservadas y cuáles no, es tiempo de ordenar el armario. Podrías hacerlo por color, por tipo de evento, por forma, o tipo de pieza.  ¡Y listo! A disfrutar de un armario funcional.

Dejar una respuesta